+ azul

Costa Rica es verde por nuestros bosques y azul por nuestros ríos y mares.

 

Actualmente, nuestras ciudades enfrentan retos fundamentales en materia de aguas: uno de ellos es la regeneración de los ríos urbanos, lo cual va más allá de ser espacios naturales que se deben proteger.

Otro reto país es evitar que las zonas altas de las cuencas queden desprotegidas ante el avance de la expansión urbana desordenada y poco planificada que ha caracterizado a nuestro desarrollo urbano.

En otra escala, existe un reto con las inundaciones urbanas, producto del aumento en la intensidad de las lluvias, asociado al Cambio Climático, la creciente impermeabilización de la superficie terrestre, que impide la infiltración del agua llovida y la falta de capacidad de los alcantarillados pluviales existentes, para transportar el caudal y verterlo en los ríos, hace que cada vez más personas, a lo largo y ancho del país, se vean afectadas y tengan pérdidas materiales importantes.

Las inundaciones urbanas son otro gran reto que enfrentan nuestras ciudades, el rezago en el desarrollo de infraestructura gris (e.i.alcantarillados pluviales), el aumento en la intensidad de las lluvias, asociado al Cambio Climático, así como a la creciente impermeabilización de la superficie terrestre y la falta de incorporación de soluciones basadas en la naturaleza; dificultan la infiltración del agua llovida y capacidad de disponer ese caudal  en los ríos. Todo ello ocasiona que cada vez más personas vean afectadas su seguridad, su capacidad de movilidad y que tengan pérdidas materiales importantes.

Recuperar y mantener las áreas de protección en ríos y nacientes , especialmente dentro de las cuencas urbanas, permitirá la regeneración de la vida en estos espacios naturales, así como su aprovechamiento para la contemplación, la recreación, el deporte y la sana interacción con la biodiversidad.

Embellecer nuestras ciudades con ríos limpios es una deuda que tenemos como país con las futuras generaciones, y se “pagará” cuando generemos acciones para cuidar los espacios públicos y gestionemos adecuadamente los residuos, tanto sólidos como líquidos, que producimos.

El país ha realizado esfuerzos grandes en mejorar la legislación nacional e implementar proyectos que, a largo plazo, permitirán gestionar el saneamiento de gran parte de las áreas urbanas de la Gran Área Metropolitana (GAM). La ampliación del alcantarillado en la GAM, la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Los Tajos son parte de esos esfuerzos. Otro aporte es la puesta en marcha de la “Estrategia Nacional para la Recuperación de Cuencas Urbanas”, que incluye líneas de trabajo y a las organizaciones responsables por su ejecución.

Desde el proyecto TEVU se realizan acciones de saneamiento e implementación del uso de herramientas del paisaje en las cuencas altas de los ríos María Aguilar y Torres, con el fin de monitorear cambios positivos en la calidad del agua de ambos cuerpos de agua.      

También, se trabajará en el desarrollo de soluciones basadas en la naturaleza que permitan aumentar la capacidad de infiltración en zonas urbanas, donde se reportan inundaciones en época de lluvia, lo cual permitirá a las municipalidades implementar intervenciones, aplicando un nuevo paradigma de la hidrología, con base en el uso de información técnica detallada, para disminuir el impacto de las inundaciones urbanas, lo cual será escalable y replicable.